¿Cuál es la relación entre la definición filosófica de virtud y la ciencia de la ética?

Podemos decir que la ética es la ciencia que se enfoca en el estudio del bien y del mal, pero cuando estudiamos esta ciencia también hay que reconocer que no toda virtud es buena; y un ejemplo de esto es la justicia, la virtud de la justicia se define como «dar y recibir de manera proporcional», la proporción tomada de la definición puede hacer que la justicia se confunda con el rigor que es un vicio. La ley del Talión puede ser una forma de justicia distributiva pero al mismo tiempo de rigor: «Al que lesione a su prójimo se le infligirá el mismo daño que haya causado: fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. Sufrirá en carne propia el mismo daño que haya causado» Levítico 24:19.
Queda claro entonces que hay virtudes que son buenas y otras que no, la prudencia que es el uso de la recta razón según Aristóteles tampoco es una virtud ética, porque la razón humana no nos asegura la toma correcta de decisiones. Las virtudes morales de la justicia y la prudencia lo que hacen en realidad es definir un estado intermedio entre el bien y el mal ( cuando dos opuestos pertenecen al mismo genero, necesariamente hay un estado intermedio, entre lo frio y lo caliente esta lo tibio por ejemplo). La definición de la virtud tal como la hace Aristóteles, es decir como un intemedio entre el exceso y el defecto, nos acerca parcialmente a la compresión de la ética.
La ciencia de la ética entonces viene definida por el estudio de las virtudes perfectas, que son las virtudes máximas de su género. Virtudes máximas en su género son la sabiduría, la misericordia, la perseverancia, el mejoramiento continuo.

El estudio de la ética parte del análisis de las virtudes perfectas en el hombre.

Una virtud es perfecta cuando no puede ser mejorada ni superada en su categoría. Por ejemplo tomemos la diferencia entre la prudencia y el consejo en el género de los juicios. La prudencia consiste en el mejor uso de la razón, pero esta virtud puede ser mejorada por el consejo (escucha, medita, decide), pero a su vez el consejo no puede ser mejorado ni superado, el consejo es una virtud perfecta y por lo tanto ética.
El estudio de las virtudes perfectas esta relacionado con el estudio de la verdad y de la Gnosis, porque las virtudes perfectas son los preciso y lo exacto, por eso la ciencia de la ética esta en relación con la filosofía que es la ciencia de la verdad. Las virtudes perfectas entonces nos definen al hombre bueno como tal, al filósofo y al sabio al mismo tiempo.

Anuncio publicitario

El don de fortaleza o trabajo progresivo

La virtud de la fortaleza o virtud del trabajo, que es una de las 4 virtudes cardinales comentadas por Tomas de Aquino viene definida como: «mantenernos firmes e inmóviles en el obrar», también como: «es la virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien» (Ver libro de descarga gratuita).
El don de fortaleza que es uno de los 7 dones del espíritu es fortaleza progresiva, es decir es el don que resulta de aplicar el pensamiento progresivo (don de ciencia) a la virtud cardinal de la fortaleza.
Al don de fortaleza se lo conoce como Mejoramiento Continuo o Trabajo Progresivo. Es la capacidad de establecernos metas progresivas y logrables en el tiempo. Por ejemplo: me pongo la meta de lograr un titulo universitario, luego me pongo el limite de tiempo: ¿para cuando? y luego establezco para ese objetivo metas pequeñas en semestres y cuatrimestres a evaluar.
En la Biblia Jesús nos pone el ejemplo de las Bodas de Cana:
«Tres días después se celebraron las Bodas de Cana en Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús también fue invitado con sus discípulos.Y como faltaba vino, la madre de Jesús le dijo:»No tienen vino». Jesús le respondió: «Mujer, ¿que tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía». Pero su madre le dijo a los sirvientes: «Hagan todo lo que el les diga».
Había seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, que contenían unos cien litros cada una. Jesús dijo a los sirvientes:
«Llenen de agua esas tinajas». Y las llenaron hasta el borde. «Saquen ahora, agrego Jesús, y leven al encargado del banquete». Así lo hicieron.El encargado probo el agua cambiada en vino y como ignoraba su origen, aunque lo sabian los sirvientes que habían sacado el agua, llamo al esposo y dijo: «Siempre se sirve primero el buen vino y cuando todos han bebido bien, se trae el de inferior calidad. Tu, en cambio, has guardado el bien vino hasta este momento». Juan 2:1-10.
Este caso en la Biblia nos presenta la mejora del vino, el vino se presenta mejorado progresivamente, no es un vino de igual calidad que el anterior.
El fin de la virtud de la fortaleza (Aristóteles) es la felicidad; en cambio el fin del don de fortaleza es la bienaventuranza: la vida en común, la vida eterna y la santidad (frutos del espíritu). Es importante recalcar que los dones son camino (camino, verdad y vida) porque son progresivos, es decir tienden a la mejora y al aumento, esto no ocurre con la virtud que se «practica», los dones «se viven».
La primera carta a los Corintios nos resume el fin del don de fortaleza: ser cooperadores con la bienaventuranza o mejor dicho: «ser cooperadores de Dios».
El don de fortaleza es un don del espíritu santo, se conoce como mejoramiento continuo o trabajo progresivo