¿Cómo ser feliz?

La felicidad no es un fin en si mismo sino un premio, una bendición que resulta de buscar los verdaderos bienes de la vida. Jesús al desarrollar el sermón de la montaña (Lucas 6 y Mateo 5) nos advierte sobre la existencia de los bienes aparentes y de la falsa felicidad. El mundo nos tienta al error y a las apariencias.
Algunos puntos que surgen del sermón de la montaña para alcanzar la felicidad:
*Trabajar para minimizar el sufrimiento
*Disminuir el error
*Buscar la excelencia en todo momento, vivir los dones recibidos, buscar lo correcto y lo mejor
*Ser empático, tener en cuenta al otro y a los demás: “Haz por los demás lo que te gustaría que hicieran por ti”, Mateo 7:12
*Actuar con objetivos de largo plazo, es decir vivir con esperanza.
En síntesis la felicidad como tal esta vinculada fuertemente al comportamiento ético (disminución del error). Cuando nos guiamos en la búsqueda de los falsos bienes como el dinero y la vida voluptuosa, la desgracia y los males esta siempre al acecho, es decir el mal y la mala suerte están vinculados al aumento del error.
Falsa felicidad
Jesús nos explica que la felicidad es un resultado de la vida adulta y no un fin en si mismo: “Felices los puros de corazón porque verán a Dios” Mateo 5:8, la felicidad en el hombre adulto esta vinculada al gozo de Dios y a la concreción de la esperanza.
En un sentido ético la verdadera felicidad del hombre es alcanzar la sabiduría, el amor por la verdad y esto es lo que nos narra Platón, en su obra El Banquete, de allí la idea de amor platónico.

Libro de filosofía para descarga gratuita en formato PDF

Anuncios

El Don de Temor de Dios en la Biblia

En la Biblia el Temor de Dios es fuente de sabiduría y felicidad, es fundamentalmente citado en el Antiguo Testamento, tardíamente en los textos del nuevo testamento se traduce como Piedad ( 1 Timoteo 4:7, San Agustín, Libro Confesiones, Libro V, C V).
El temor de Dios o Piedad se define como: firmeza, constancia, devoción, ecuanimidad, estabilidad.
Sobre el Temor de Dios el Antiguo Testamento enseña: “El temor del Señor deleita el corazón, da gozo, alegría, y larga vida”, Eclesiástico 1:12; “El principio de la Sabiduría es el Temor de Dios”, Eclesiástico 1:14; “La felicidad es para los que temen a Dios” Eclesiastés 8:12.
La sabiduría es la ciencia de la verdad según Aristóteles. La felicidad y la alegría son según el antiguo testamento fruto primero de la firmeza en el camino, recordemos el Salmo 1, del libro de los salmos que habla de los dos caminos: el de los justos y los pecadores; y segundo a la devoción por la Sabiduría, es decir a la verdad. Lo que esta diciendo esto es que los firmes y los devotos actúan para minimizar el sufrimiento de aquí la felicidad.
En el Nuevo Testamento hay otra cita, la Parábola del Sembrador, esta Parábola explica que frente a la sabiduría  hay tres clases de personas: 1er. grupo: “Los que están al borde del camino, son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones”, Lucas 8:12 este grupo es el grupo de los necios, los maliciosos y los insensatos. Segundo Grupo: “los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces, creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven para atrás. Lo que cayo entre las espinas son los que escuchan pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar”, Lucas 8:13-14, este es el grupo de los inconstantes, de los volubles, los oportunistas. Tercer grupo: “lo que cayo en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen y dan frutos gracias a su constancia”, Lucas 8:13.
La Parábola nos explica que la Sabiduría inspirada, la Palabra de Dios, fructifica a través de la constancia (Piedad). Sin constancia toda enseñanza es vana.
El temor de Dios es fuente y base de toda la espiritualidad en su verdadero sentido y fuente de la felicidad, la verdadera alegría y la sabiduría de Dios.
Para descarga gratuita libro escritos por el autor:
“Tratado sobre las virtudes perfectas y morales”
Novela Quinto Evangelio