¿Qué es el don o espíritu de profecía y cuales son sus características según la biblia? Estudio bíblico con ejemplos.

Sobre el don de profecía la biblia explica: “Empéñense en seguir el amor y ambicionen los dones espirituales, sobre todo el don de profecía. Porque el que habla en lenguas no habla a los demás, sino a Dios. En realidad nadie entiende lo que dice, pues habla misterios por el Espíritu. En cambio, el que profetiza habla a los hombres para edificarlos, exhortarlos y reconfortarlos. El que habla un lenguaje incomprensible se edifica a si mismo, pero el que profetiza edifica a toda la comunidad”, 1 Corintios 14:1-4
El don de profecía exhorta, corrige y edifica a la comunidad.
El don o espíritu de profecía se caracteriza o se puede identificar por cumplir con tres funciones, que son además las funciones del profeta:
1) El don de profecía enseña al señalar lo que es correcto, el don de profecía es lo preciso y lo exacto en problemas de difícil resolución:
La sabiduría del Rey Salomón para juzgar, Reyes 3:16-28
Una vez, dos prostitutas fueron a presentarse ante el Rey. Una de las mujeres le dijo: “¡Por favor, señor mio!. Yo y esta mujer vivimos en la misma casa, y yo di a luz estando con ella en la casa. Tres días después de mi parto, dio a luz también ella. Estábamos juntas, no había ningún extraño con nosotras en la casa, fuera de nosotras dos. Pero una noche murió el hijo de la mujer, porque ella se recostó encima de el. Entonces se levanto en medio de la noche, tomo de mi lado a mi hijo mientras tu servidora dormía, y lo acostó sobre su pecho; a su hijo muerto en cambio, lo acostó en mi regazo. A la mañana siguiente, me levante para amamantar a mi hijo, y vi que estaba muerto. Pero cuando lo observe con mayor atención a la luz del día, advertí que no era mi hijo, el que yo había tenido.” La otra mujer protesto: ¡No! ¡El que vive es mi hijo! Y así discutían en presencia del rey.
El Rey dijo: “Esta mujer afirma: Mi hijo es este, el que esta vivo, el que esta muerto es tuyo. Esta otra dice: No, tu hijo es el muerto, el que esta vivo es el mio. Y en seguid añadió: “Tráiganme una espada”. Le presentaron la espada y el Rey ordeno: “Partan en dos al niño vivo, y entreguen una mitad a una y una mitad otra”. Entonces la mujer cuyo hijo vivía se dirigió al Rey, porque se le conmovieron las entrañas por su hijo y exclamo: ¡Por favor, señor mio! ¡Denle a ella el niño vivo! ¡No lo maten! La otra en cambio decía: ¡No sera ni para mi ni para ti!¡Que lo dividan! Pero el rey tomo la palabra y dijo: “Entréguenle el niño vivo a la primera mujer, no lo maten: ¡ella es su madre!
Todo israel oyó hablar de la sentencia que había pronunciado el rey, y sintiero por el un gran respeto, porque vieron que había en el una sabiduría divina para hacer justicia.
En este caso el Rey Salomón resuelve aquello que se le presenta a su juicio como Dios en persona.
2)El don de profecía esta para señalar la enseñanza del error, es decir la herejía, un caso práctico es la ley del Talión, un principio de justicia distributiva que nos “aleja del camino de la misericordia”
”Ustedes han oído que se dijo: ojo por ojo diente por diente. Pero yo les digo que hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha preséntale también la otra. Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto; y si te exige que acompañes un kilómetro, camina dos con él. Da al que te pide, y lo le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado. Mateo 5:38-42.
3)El don de profecía no descubre lo oculto de Dios, interpreta sueños y vaticina el futuro atendiendo a la providencia, un caso práctico es José que adivina los sueños del faraón en el libro de Génesis:
“Entonces el faraón le dijo a José: “Soñé que estaba parado a orillas del Nilo, y de pronto subían siete vacas robustas y hermosas, que se pusieron a pastar entre los juncos. Detrás de ellas subieron otras siete vacas, escuálidas, de aspecto horrible y esqueléticas, como nunca había visto en el territorio de Egipto. Y las vacas escuálidas y feas devoraron a las otras siete vacas robustas. Pero una vez que las comieron, nadie hubiera dicho que las tenían en su vientre, porque seguían tan horribles como antes. En seguida me desperté. En el otro sueño, vi siete espigas cargadas de granos y lozanas, que brotaban de un mismo tallo. Después de ellas brotaron otras siete espigas, marchitas, delgadas y quemadas por el viento del este, que devoraron a las siete espigas hermosas. Yo he contado todo esto a los adivinos, pero ninguno me ha dado una explicación”.
José le contesto al faraón: “El faraón ha soñado una misma cosa, y así Dios le ha anunciado a usted lo que él va a hacer. Las siete vacas hermosas son siete años, lo mismo que las siete espigas hermosas. Es el mismo sueño. Las siete vacas escuálidas y feas que salieron detrás de las otras también son siete años, lo mismo que las siete espigas sin grano y quemadas por el viento del este. Estos serán siete años de hambre. Es tal como se lo he dicho: Dios le ha anunciado a Su Majestad lo que el va a hacer.” Libro de Génesis 41:1-44
El don de profecía es uno de los dones mas complejos y difíciles de entender, es el don propio del profeta, como José, Daniel y Salomón en el viejo testamento y Jesús en el nuevo.