Cuerpo, alma y espíritu: la tricotomía del hombre

El concepto de alma viene de la filosofía griega en particular Aristóteles con su libro “Acerca del Alma” donde estudia la finalidad del alma y sus funciones; y Platón con su obra el Fedón donde estudia la inmortalidad. Aristóteles define al alma como la perfección del cuerpo y primer motor móvil.
El concepto de espíritu viene de la Biblia. Tomas de Aquino define al espíritu como la “substancia divina”. En metafísica se define a la substancia como aquello de lo que se predica.Por ejemplo, la substancia de Dios es la sabiduría porque hablar de la sabiduría es hablar de Dios. Jesús nos habla de ver el Reino de Dios (Juan 3:3) y de renacer en el espíritu (Juan 3:4-5), el concepto de alma esta ausente en los evangelios. Jesús en Juan 4:24 nos explica en que consiste la vida espiritual del hombre:adorar a Dios es conocer su sabiduría..

Dios es espíritu y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad. Juan 4:24

Es Pablo de Tarso quien en su primera carta a los Tesalonicenses, en 1 Tesalonicenses 5:23 hace mención de la triple división del hombre en cuerpo, alma y espíritu.
La triple división del hombre es el resultado de amalgamar las enseñanzas de Jesús sobre la doctrina del Reino de Dios con la filosofía clásica griega, de allí que en algunas formas de cristianismo en particular el Gnóstico hablen de las tres clases de hombre y la jerarquía espiritual: el hombre espiritual, en el que predomina el espíritu, el hombre almático en el que predomina el alma y el hombre natural en el que predomina el cuerpo.
La unión de la filosofía griega con las ideas orientales del cristianismo, que esta relacionada con el judaísmo y el zoroastrismo, generarían o darían paso a una nueva filosofía: la filosofía escolástica (Tomas de Aquino y San Agustín), de la cual Pablo de Tarso es un precursor. Siguiendo estas ideas recibir al espíritu santo (Gnosis) o nacer del espíritu (Juan 3) en este contexto seria el paso del hombre almático, al hombre espiritual.De allí la importancia de esta división.

El hombre según la Biblia es cuerpo, alma y espíritu

Hay que recordar que el espíritu responde al deseo del bien,es una gracia, un regalo; en cambio el alma responde al deseo de felicidad. La función del alma es el buen vivir (actividad virtuosa, ejercicio de la justicia y la prudencia) de acuerdo a Aristóteles en sus libros Magnia Moralia y Ética Nicomaquea; y la función del espíritu es alcanzar las verdades y perfecciones divinas (vivir los dones, es decir adquirir sabiduría) de acuerdo a la filosofía escolástica. En esta división del hombre el alma se identificaría con un estado intermedio entre el bien y el mal caracterizado por las emociones o pasiones.

Anuncios

¿Cual es el sentido de la vida?

El sentido de la vida es la bienaventuranza. Aristóteles describe la bienaventuranza con estas palabras: “La vida bienaventurada es la vida buena, bella, sensata y feliz”.

La bienaventuranza es vivir los dones, es la vida conforme a la sabiduría.

La bienaventuranza no es la vida conforme a la virtud, es decir al deseo de felicidad, sino a la sabiduría.
Dice Aristoteles sobre la sabiduría: “En las artes, asignamos la sabiduría a los hombres mas consumados en ellas, por ejemplo, a Fidias, como escultor, y a Policleto, como creador de estatuas, no indicando otra cosa sino que la sabiduría es la excelencia de un arte…De suerte que es evidente que la sabiduría es la mas exacta de todas las ciencias. Así pues, el sabio no solo debe conocer lo que sigue de los principios, sino también poseer la verdad sobre los principios. De manera que la sabiduría sera intelecto y ciencia, una especie de ciencia capital de los objetos mas honorables”, Libro VI, Ética Nicomaquea.
Sobre la bienaventuranza Tomas de Aquino expresa: “la bienaventuranza corresponde a Dios en grado sumo”, Q 26 Art 3, “la bienaventuranza es una perfección” Q 26 Art 4.
La bienaventuranza en un sentido practico es vivir los dones y los dones son perfecciones: “Todo lo bueno y perfecto es un don de lo alto”, Santiago 1:17.
Jesús nos enseña la Parábola de los talentos (Mateo 25 y Lucas 19): un hombre fue a recibir una investidura real a otro país y antes de irse deja a cada servidor una cantidad de dinero (talentos), al volver reclama a cada servidor cuanto rindió el dinero que el les dejo.Los talentos representan los dones que recibimos de Dios, esos dones tienen que rendir, dar fruto. Dicho de otra manera la parábola nos enseña que el sentido de la vida es aumentar los dones y como los dones son perfecciones, esto es aumentar el orden y la perfección del universo, es decir ser co-creadores con Dios.

¿Existe Dios? Demostrar su existencia es posible

Tomas de Aquino aborda el problema de la existencia de Dios en su libro Suma de Teologia, Question 2.
Tomas comienza formulando la idea de que todo ser dotado de razón lleva la idea de Dios (apela al sentido común): “el conocimiento de que Dios existe esta impreso en todos por naturaleza” (Q 2, Art 1), Dios es evidente por si mismo: “se dice que son evidentes por si mismas aquella cosas cuyo conocimiento nos en connatural” (Q 2, Art 1). Como ejemplo de algo evidente por si mismo Tomas pone como ejemplo la verdad: “quien niega que la verdad existe esta diciendo que la verdad existe; pues si la verdad no existe, es verdadero que la verdad no existe”(Q 2, Art 1)
“Nadie puede pensar lo contrario de lo que es evidente por si mismo…Sin embargo pensar lo contrario de que Dios existe si puede hacerse”(Q 2, Art 1).
Es a partir de este punto y este razonamiento que Santo Tomas aborda el problema de la demostración de Dios.
Demostrar la existencia de Dios puede hacerse a partir de sus efectos ya que como dice la escritura:
“lo invisible de Dios se hace comprensible y visible por lo creado” Romanos 1:20
Tomas de Aquino propone entonces 5 argumentaciones:
1) El argumento sobre el primer motor móvil:
“la primera y la mas clara es la que se deduce del movimiento…Todo lo que se mueve necesita ser movido por otro. Ejemplo:Un bastón no mueve nada si no es movido por la mano. Por lo tanto, es necesario llegar a aquel primer motor que nadie mueve”(Q 2, Art 3)
2)El argumento sobre la causa eficiente:
“nos encontramos que en el mundo sensible hay un orden de las causas eficientes”(Q 2, Art 3). Un ejemplo sencillo de este análisis seria: un hijo es la causa de su padre. Es decir algo existe por causa de la existencia de otro. Tomas concluye: “Por lo tanto, es necesario admitir una causa eficiente primera”(Q 2, Art 3)
3)El argumento sobre lo posible y lo necesario:
“Encontramos que las cosas pueden existir o no existir, pues pueden ser producidas o destruidas, y consecuentemente es posible que existan o que no existan…Luego no todos los seres son posibilidad, sino que es preciso algún ser necesario”(Q 2, Art 3)
4)El argumento sobre la jerarquía de valores (grados de perfección):
“nos encontramos que la bondad, la veracidad, la nobleza y otros valores se dan en las cosas…Hay algo, por lo tanto, que es muy veraz, muy bueno, muy noble, y en consecuencia es el máximo ser”(Q 2, Art 3). Es decir acá Tomas esta diciendo que Dios existe porque es la fuente de las perfecciones del universo.
5)El argumento sobre el ordenamiento de las cosas: “Las cosas que no tienen conocimiento no tienden al fin sin ser dirigidas por alguien con conocimiento e inteligencia, como la flecha por el arquero”(Q 2, Art 3).
Este es el ultimo argumento de Tomas y es el argumento de la providencia, Dios es un ser ordenador (providente) y es la causa y fuente de orden de todas las cosas.
La Biblia en particular la Carta a los Romanos nos aporta un argumento sobre la existencia de Dios, que tiene relación con la cuarta y la quinta vía de Tomas de Aquino:
Dios existe y se manifiesta por medio de sus obras

Descarga de libros gratuitos del autor:
Libro Gratuito de Filosofía del autor en formato PDF para descarga
Novela Gratuita del autor en formato PDF para descargar

Las enseñanzas de Jesús y los niños

Hay numerosos relatos en los evangelios sobre Jesús y los niños:
“En aquel momento los discípulos se acercaron a Jesús para preguntarle: ¿Quién es el mas grande en el Reino de los cielos?. Jesús llamo a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Les aseguro que si ustedes no cambian o no se hacen como niños, no entraran en el Reino de los Cielos. Por lo tanto, el que se haga pequeño como este niño será el mas grande en el Reino de los Cielos.” Mateo 18:1-4
“Le trajeron entonces a unos niños para que les impusiera las manos y orara sobre ellos. Los discípulos lo reprendieron, pero Jesús les dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mi, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos.” Mateo 19:13-15

Jesus y los niños
Jesús nos dice que para entrar al Reino de Dios hay que ser como un niño. Tomas de Aquino, padre de a escolástica nos explica que el bien es una naturaleza y razón de causa final de los seres: todo ser desea su bien o perfección nos explica el teólogo; así como la naturaleza de la semilla es la planta que fructifica y como la naturaleza del huevo es el ave, la naturaleza del hombre es la conformidad a Dios. Para alcanzar esta conformidad necesitamos de un segundo nacimiento, de un nacimiento del espíritu. Somos niños de vuelta como resultado de la progresividad del hombre hacia su razón de causa final: Dios, la sabiduría misma. En esencia Jesús nos esta diciendo que para entrar al Reino tenemos que ser “buenos” como Dios. Dios es la fuente del bien y toda sabiduría.
Cuando recibimos al espíritu de sabiduría en nuestros corazones somos niños de vuelta.

Qué significa ser sabio

El sabio

Ser sabio significa amar la virtud por la virtud misma. Aristóteles nos da varias frases sobre el sabio: “corresponde al sabio liderar y no ser liderado”, Metafísica I. El sabio posee a la sabiduría o al espíritu de sabiduría como maestro interior, de allí la capacidad de la escucha: escucha (percibe con atención), medita con intuición e inspiración, decide.
El sabio por la escucha, “emula a Dios”, es decir puede resolver lo que se presenta a su juicio como Dios en persona, porque en esto consiste el estado de gracia, en seguir en todo momento las mociones del espíritu santo o espíritu de sabiduría.
Todos somos sabios en algo, el artesano es sabio en su arte por ejemplo, pero el sabio como tal es el “doctor de sabiduría”. La medicina es una ciencia, esta el que opina de medicina, esta el que es ignorante de medicina, y esta el que sabe de medicina, el que sabe de medicina se llama “doctor de medicina”. Lo mismo ocurre con la sabiduría, el que sabe de sabiduría, el que da ciencia y conocimiento es el “doctor de sabiduría”. De hecho la traducción de la palabra “mago” en arameo significa “doctor de sabiduría”. Por eso a Jesús en el pesebre lo visitan 3 reyes magos es decir gobernantes y doctores de sabiduría de oriente. El rey Salomón ancestro de Jesús también fue un “rey mago”.
El fin de la espiritualidad es ser sabio como Dios, no hay mayor perfección espiritual que esta: “sean perfectos como el padre celestial es perfecto”, Mateo 5:48.
Nadie nace sabio, hay una predisposición, una inclinación a adquirir la ciencia como dice el libro de Sabiduría del Rey Salomón del Antiguo Testamento. ¿Qué utilidad tiene esto? Muy simple en el sabio, se cumplen las promesas de Dios expresadas en las bienaventuranzas: Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios, Mateo 5:8.
La sabiduría esta asociada íntimamente a la actividad contemplativa, es decir el don de clarividencia y la longevidad, estos son los premios que el sabio recibe por su constancia y devoción a la sabiduría, la esencia de Dios.

Las promesas de Dios: las bienaventuranzas

Promesas de Dios

Jesús enseño las promesas de Dios en el Sermón de la Montaña con el nombre de Bienaventuranzas, las Bienaventuranzas no son mandamientos ni virtudes, son magnificencias, perfecciones, excelencias, premios y promesas . Están escritas en el evangelio de Mateo 5:3-11 y Lucas 6:20-24:

Bienaventuranzas en el evangelio de Lucas:
¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!
¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados!
¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán!
¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del Hombre!

Bienaventuranzas en el evangelio de Mateo 5:3-11:
Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices lo afligidos, porque serán consolados.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro,porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mi.

Las bienaventuranzas constituyen la descripción de la vida ética del hombre, no responden al deseo de felicidad, eso pertenece al campo de la virtud y la moral: la felicidad es un deseo egoísta. Las bienaventuranzas nos son disposiciones del alma, son una gracia del espíritu, carismas, perfecciones de Dios. Tampoco leyes o imperativos como los mandamientos. Las bienaventuranzas responden a la sabiduría, es decir al deseo del bien.
Las bienaventuranzas constituyen las promesas de Dios porque hay un “porque”, el “porque” es la Ley del Retorno: cosecharas tu siembra.
Por ejemplo: ¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados!.
La palabra “felices” indica la Caridad, “los que ahora tienen hambre” nos indica el don asociado, el temor de Dios (serenidad) y “porque serán saciados”, nos indica el retorno del don recibido, en este caso la vida eterna.
Esta bienaventuranza les promete vida eterna a los que temen a Dios. Las promesas son la parte final de las bienaventuranzas y son el resultado de los dones vividos y recibidos. Sintetizadas la bienaventuranza máxima es ser sabio como Dios es sabio: “sean perfectos como el padre celestial es perfecto” Mateo 5:48.