Qué dice la biblia sobre el amor

Tomas de Aquino en su obra Suma de Teología nos explica que Dios es la perfección en grado sumo y que a Dios corresponden las perfecciones de todas las cosas. En la Biblia se explica: “Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el padre que esta en los cielos”. Mateo 5:48
Tomamos la definición de perfecto o competo en el libro metafísica de Aristóteles: Capitulo XV, libro V, Metafísica
Se dice que es perfecto o completo:
1. Aquello fuera de lo cual es imposible hallar ninguna de sus partes, por ejemplo, el tiempo completo de cada cosas es aquel fuera del cual es imposible hallar un momento que sea parte de este tiempo.
2 Aquello que en cuanto a la excelencia y al bien no puede ser superado en su género.
3 De las cosas que han alcanzado su fin, siendo este bueno, se dice que son perfectas o completas.
Ejemplos de perfecciones son la misericordia y la perseverancia porque no pueden ser superadas, es decir son virtudes máximas en el hombre.
¿Que no podemos atribuir a Dios? Las imperfecciones, por ejemplo: la justicia no es una perfección porque no toda justicia es buena (la justicia no es progresiva), tampoco podemos atribuir pasiones a Dios, porque las pasiones inclinan al hombre al mal.
Explicado esto pasemos un ver un texto bíblico sobre el amor, el texto es una traducción directa del griego al castellano:
La Biblia nos enseña que existen diferentes maneras de amar.
Jesús le pregunta a Simón Pedro con Ágape. Ágape es el amor proyectado hacia toda la obra de Dios, este es el amor que no puede ser superado en su género, es el amor perfecto y por lo tanto don del espíritu (amor espiritual).
Ágape es el amor que corresponde al hombre espiritual: “el hombre espiritual, en cambio, todo lo juzga, y no puede ser juzgado por nadie”, 1 Corintios 2:15. Esto es así porque el amor espiritual es el origen de los 7 dones del espíritu santo.
Simón Pedro le contesta a Jesús con Philia, este amor es el amor del alma y corresponde a un estado intermedio entre el bien y el mal, es el amor que surge del placer de vernos reflejados en el otro. Este es el amor del hombre almatico, que está en contraposición al hombre espiritual.
Es de este dialogo que luego Jesús les promete el espíritu santo a los discípulos (Ágape): “porque todos serán salados por el fuego”, Marcos 9:49. El fuego es un símbolo de purificación, y la sal símbolo de la sabiduría, que nos da el gusto por las cosas divinas.
Recordemos que los evangelios fueron escritos en su primera versión en griego, si bien Jesús enseño en Arameo, en los evangelios Cristo cuando se refiere al amor siempre usa la palabra “Agape”, la traducción de esta palabra es “amor al bien”. En griego antiguo no hay una expresión general como en castellano es decir la palabra “amor”, cada forma del amor en griego tiene su propio nombre: eros que es el amor de los amantes, philia que es el amor de los amigos y ágape que es el amor divino y perfecto. También hay que recordar que en los evangelios de Cristo no hay referencias al alma sino al espíritu, Jesús nos habla siempre de la duplicidad “ágape-espíritu”, de ser llenos del espíritu santo.
No podemos usar conceptos almaticos, es decir conocimientos intermedios entre el bien y el mal, como los mandamientos y la virtud moral (justicia, prudencia) para comprender el amor de Dios. El amor del espíritu de Dios es el misterio más grande. Siempre y en todo momento debemos entender que cuando hablamos del espíritu hablamos de perfecciones,es decir camino, verdad y vida, Juan 14:6.

Anuncios