Qué es escuchar al otro

Arte de escuchar

La escucha o saber escuchar se centra en el conocimiento del otro. La escucha no es prudencia, consiste en un proceso de varios pasos que hay que tener en cuenta para alcanzar el objetivo que es la verdad: percibe con atención, medita con intuición e inspiración, decide. La escucha nos relaciona no solo con el prójimo o el otro sino además con Dios, por el uso de la intuición.
Este don o virtud perfecta nos capacita para comprender el parecer de Dios, de aquí la idea del espíritu santo o espíritu de sabiduría, en determinado asunto o materia (Tomas de Aquino).
La escucha recibe otros nombres: arte de escuchar, don de consejo (Tomas de Aquino), justicia exacta (Aristóteles), escucha sagrada (antiguo testamento), emulación de Dios. La escucha se identifica con la Sabiduría y la Palabra de Dios, de hecho Tomas de Aquino en su Libro Suma Teológica define a la Palabra de Dios como “sabiduría engendrada”.
Encontramos varios casos de escucha sagrada en la Biblia, pero quizás el caso de escucha más importante en la Biblia, es el caso del Rey Salomón y las dos prostitutas en 1 Reyes 3:16:
“Una vez, dos prostitutas fueron a presentarse al rey. Una de las mujeres dijo: ¡Por favor, Señor mio! Yo y esta mujer vivimos en la misma casa.y yo di a luz estando con ella en la misma casa. Tres días después de mi parto, dio a luz también ella. Estábamos juntas; no había ningún extraño con nosotras en la casa, fuera de nosotras dos. Pero una noche murió el hijo de esta mujer, porque ella se recostó encima de el. Entonces se levanto en medio de la noche, tomo de mi lado a mi hijo mientras tu servidora dormía, y lo acostó sobre su pecho; a su hijo muerto , en cambio, lo acostó sobre mi regazo. A la mañana siguiente, me levante para amamantar a mi hijo, y vi que estaba muerto. Pero cuando lo observe con mejor atención a la luz del día, advertí que no era mi hijo el que yo había tenido. La otra mujer protesto: ¡No! ¡El que vive es mi hijo! Y así discutían en presencia del Rey…Y en seguida añadió: “Tráiganme una espada”. Le presentaron la espada, y el Rey ordeno: “Partan en dos al niño, y entreguen una mitad a una y una mitad a la otra”. Entones la mujer cuyo hijo vivía se dirigió al rey porque se le conmovieron las entrañas por su hijo, y exclamo: ¡Por favor señor mío! ¡Denle a ella el niño vivo, no lo maten!. La otra en cambio, decía:… ¡Que lo dividan!. Pero el rey tomo la palabra y dijo:”Entréguenle el niño vivo a la primera mujer, no lo maten: ¡ella es su madre!.
El Rey Solomon primero escucha, luego medita con intuición e inspiración y decide una estrategia: fingir una decisión que le permite averiguar la verdad y así resuelve con precisión y exactitud, es decir encuentra la verdad.
La escucha es uno de los 7 dones del espíritu (virtud perfecta o ética de acuerdo al pensamiento de Aristóteles) que definen la integridad o completitud humana y la vida bienaventurada (vivir los dones).
El don de consejo define al hombre espiritual, es decir al sabio y encontramos varios pasajes en la Biblia que nos relatan su importancia, y es de este don espiritual que nace la idea de la triple división del hombre en cuerpo (placeres relacionados con lo físico), alma (prudencia o razón práctica) y espíritu (escucha sagrada):”Que el Dios de la paz los santifique plenamente, para que ustedes se conserven irreprochables en todo su ser -espíritu, alma y cuerpo- hasta la venida de nuestro señor Jesucristo”, 1 Tesalonicenses 5:23.

Para descarga gratuita libros del autor en formato PDF:
Libro de Filosofía: “Tratado sobre las virtudes perfectas y morales”
Novela: “Quinto Evangelio”

Qué es el Don de la Misericordia

La misericordia es un don, es decir una perfección o virtud perfecta. Una perfección  es aquello que no puede ser mejorado ni superado en su genero. La misericordia se define como amabilidad, afabilidad, benedicencia, compasión. La misericordia es fundamental para el buen trato con los demás, es la base de la empatía, de colocarnos en el lugar del otro, es “amistad ética” según Aristóteles.
La falta de misericordia se define como “impiedad”. El “impío”, no el pecador,  en la Biblia es el hombre carente de misericordia. Lo opuesto a la misericordia es la “hostilidad”.
La Biblia tiene como fuente los evangelios de Lucas y Mateo. El evangelio de Lucas es el evangelio de la misericordia, es el evangelio que mas enseña sobre esta perfección de Dios, los dones espirituales son perfecciones:
La benevolencia para juzgar: “Sean Misericordiosos como el Padre es Misericordioso” Lucas 6:36.

Don de la Misericordia
La Parábola del Buen Samaritano, Lucas 10:29-37, esta Parábola nos relata el origen de la empatía, que es una facultad del espíritu: “pero un samaritano que viajaba por allí, al pasar junto a el, lo vio y se conmovió”. Empatizamos, sentimos compasión cuando la aflicción del otro nos conmueve.
Estas son las dos enseñanzas fundamentales en el evangelio de Lucas sobre la Misericordia.
En el Evangelio de Mateo encontramos una bienaventuranza dedicada a la Misericordia:
“Felices los misericordiosos, porque obtendrá misericordia”, Mateo 5:7.
La vida dichosa, sensata, esperanzada y feliz es vivir la misericordia. La realizacion del Reino de Dios es el imperio de la misericordia entre los hombres.
Para descarga gratuita, libro escrito por el autor en formato PDF, “Tratado sobre las Virtudes Perfectas y Morales”
Novela Quinto Evangelio en formato PDF, para descarga gratuita (obra del autor)

El Don de Temor de Dios en la Biblia

En la Biblia el Temor de Dios es fuente de sabiduría y felicidad, es fundamentalmente citado en el Antiguo Testamento, tardíamente en los textos del nuevo testamento se traduce como Piedad ( 1 Timoteo 4:7, San Agustín, Libro Confesiones, Libro V, C V).
El temor de Dios o Piedad se define como: firmeza, constancia, devoción, ecuanimidad, estabilidad.
Sobre el Temor de Dios el Antiguo Testamento enseña: “El temor del Señor deleita el corazón, da gozo, alegría, y larga vida”, Eclesiástico 1:12; “El principio de la Sabiduría es el Temor de Dios”, Eclesiástico 1:14; “La felicidad es para los que temen a Dios” Eclesiastés 8:12.
La sabiduría es la ciencia de la verdad según Aristóteles. La felicidad y la alegría son según el antiguo testamento fruto primero de la firmeza en el camino, recordemos el Salmo 1, del libro de los salmos que habla de los dos caminos: el de los justos y los pecadores; y segundo a la devoción por la Sabiduría, es decir a la verdad. Lo que esta diciendo esto es que los firmes y los devotos actúan para minimizar el sufrimiento de aquí la felicidad.
En el Nuevo Testamento hay otra cita, la Parábola del Sembrador, esta Parábola explica que frente a la sabiduría  hay tres clases de personas: 1er. grupo: “Los que están al borde del camino, son los que escuchan, pero luego viene el demonio y arrebata la Palabra de sus corazones”, Lucas 8:12 este grupo es el grupo de los necios, los maliciosos y los insensatos. Segundo Grupo: “los que están sobre las piedras son los que reciben la Palabra con alegría, apenas la oyen; pero no tienen raíces, creen por un tiempo, y en el momento de la tentación se vuelven para atrás. Lo que cayo entre las espinas son los que escuchan pero con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, se van dejando ahogar poco a poco, y no llegan a madurar”, Lucas 8:13-14, este es el grupo de los inconstantes, de los volubles, los oportunistas. Tercer grupo: “lo que cayo en tierra fértil son los que escuchan la Palabra con un corazón bien dispuesto, la retienen y dan frutos gracias a su constancia”, Lucas 8:13.
La Parábola nos explica que la Sabiduría inspirada, la Palabra de Dios, fructifica a través de la constancia (Piedad). Sin constancia toda enseñanza es vana.
Temor del Señor
El temor de Dios es fuente y base de toda la espiritualidad en su verdadero sentido y fuente de la felicidad, la verdadera alegría y la sabiduría de Dios.
Para descarga gratuita libro escritos por el autor:
“Tratado sobre las virtudes perfectas y morales”
Novela Quinto Evangelio

El significado del Amor

Amor de Cristo

El verdadero amor es ese que tiene en cuenta al otro, es el amor basado en la facultad espiritual de la empatía, es el amor que busca los verdaderos bienes de la vida.
La verdad y el amor son conceptos distintos, que pueden coincidir o no. El amor puede ser un apego o una pasión. Los apegos son movimientos del espíritu como el gozo y la esperanza, el amor apego es el Ágape, es el amor a la sabiduría o philosophia en griego. El amor pasión es el amor relacionado con los movimientos del alma como la vergüenza y la culpa, este amor es el amor propio.
La verdad en cambio es una concordancia entre lo que el objeto es y lo que parece.
El amor se revela en nuestra forma de elegir, cuando buscamos lo mejor del otro y lo mejor de nosotros mismos, cuando minimizamos el error y el sufrimiento estamos buscando ese amor sublime que nos une al otro y a Dios y que nos hace vivir en comunión. Este es el Amor bienaventurado que enseña Jesús en el Sermón del Monte: “así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros”, Juan 13:34. Es el amor incondicional que no busca una retribución egoísta sino que busca aumentar el orden y la perfección dentro de nosotros mismos y el cosmos entero. Y así se cumple lo que dice Santo Tomas: el amor es fuerza de unión.

Las promesas de Dios: las bienaventuranzas

Promesas de Dios

Jesús enseño las promesas de Dios en el Sermón de la Montaña con el nombre de Bienaventuranzas, las Bienaventuranzas no son mandamientos ni virtudes, son magnificencias, perfecciones, excelencias, premios y promesas . Están escritas en el evangelio de Mateo 5:3-11 y Lucas 6:20-24:

Bienaventuranzas en el evangelio de Lucas:
¡Felices ustedes, los pobres, porque el Reino de Dios les pertenece!
¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados!
¡Felices ustedes, los que ahora lloran, porque reirán!
¡Felices ustedes, cuando los hombres los odien, los excluyan, los insulten y los proscriban, considerándolos infames a causa del Hijo del Hombre!

Bienaventuranzas en el evangelio de Mateo 5:3-11:
Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices los pacientes, porque recibirán la tierra en herencia.
Felices lo afligidos, porque serán consolados.
Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Felices los misericordiosos, porque obtendrán misericordia.
Felices los que tienen el corazón puro,porque verán a Dios.
Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios.
Felices los que son perseguidos por practicar la justicia, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos.
Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mi.

Las bienaventuranzas constituyen la descripción de la vida ética del hombre, no responden al deseo de felicidad, eso pertenece al campo de la virtud y la moral: la felicidad es un deseo egoísta. Las bienaventuranzas nos son disposiciones del alma, son una gracia del espíritu, carismas, perfecciones de Dios. Tampoco leyes o imperativos como los mandamientos. Las bienaventuranzas responden a la sabiduría, es decir al deseo del bien.
Las bienaventuranzas constituyen las promesas de Dios porque hay un “porque”, el “porque” es la Ley del Retorno: cosecharas tu siembra.
Por ejemplo: ¡Felices ustedes, los que ahora tienen hambre, porque serán saciados!.
La palabra “felices” indica la Caridad, “los que ahora tienen hambre” nos indica el don asociado, el temor de Dios (serenidad) y “porque serán saciados”, nos indica el retorno del don recibido, en este caso la vida eterna.
Esta bienaventuranza les promete vida eterna a los que temen a Dios. Las promesas son la parte final de las bienaventuranzas y son el resultado de los dones vividos y recibidos. Sintetizadas la bienaventuranza máxima es ser sabio como Dios es sabio: “sean perfectos como el padre celestial es perfecto” Mateo 5:48.

¿Qué es la Gnosis?

Gnosis del corazón

La Gnosis es una meditación mística por la cual recibimos la infusión del amor de caridad y de los dones de sabiduría, ciencia, consejo y discernimiento. En la religión cristiana la Gnosis recibe el nombre de “nacer del espíritu”. En la Biblia se habla profusamente de nacer del espíritu. Hay un dialogo muy famoso sobre el tema en el evangelio de Juan entre Jesús y el fariseo Nicodemo:

“Te aseguro que el que no renace de lo alto no puede ver el Reino de Dios. Nicodemo le pregunto: ¿Cómo un hombre puede nacer cuando ya es viejo?¿Acaso puede entrar al seno de su madre y volver a nacer? Jesús le respondió: Te aseguro que el que no nace del agua y del espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne y lo que nace del espíritu es espíritu”, Juan 3:3-6

También hay una bienaventuranza sobre la Gnosis:
“Felices los puros de corazón porque verán a Dios” Mateo 5:8.
Para comprender el concepto de Gnosis, hay que comprender el concepto de naturaleza. Una naturaleza es hacia lo que el ser tiende en su desarrollo. La naturaleza de la semilla es la planta, la naturaleza del huevo es la gallina. Pregunta: ¿Cuál es la naturaleza del hombre? La Gnosis es la transformación del hombre hacia su naturaleza: la conformidad a Dios.