Amar es aprender a perdonar y a minimizar el sufrimiento

La Parábola del hijo prodigo nos relata una historia donde se relacionan el amor, el sufrimiento y el saber perdonar. Es más fin del perdón es disminuir el sufrimiento, la historia en la Biblia dice así:
“Un hombre tenia dos hijos. El menor de ellos dijo a su Padre: “Padre dame la herencia que me corresponde”. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenia y se fue a un país lejano, donde malgasto sus bienes en una vida licenciosa. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones…Entonces partió y volvió a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente; corrió a su encuentro, lo abrazo y lo beso. El joven le dijo: “Padre peque contra el cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo”. Pero el padre dijo a sus servidores: “Traigan la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado.” Lucas 15:11-24
En este relato el amor y el perdón están íntimamente ligados: cuando el hijo se marcha para malgastar los bienes, la respuesta del padre es el rechazo a la conducta: “hijo, no puedo seguir ese camino”, esto se llama “aversión”, la “aversión” no afecta el vinculo amoroso, por eso ese amor es “incondicional”, y eso es lo que da origen al perdón porque el hijo al arrepentirse de su accionar vuelve y la “aversión” cesa automáticamente, el vinculo amoroso se restablece y se produce el perdón del padre. Perdonar no es olvidar, es rechazar de plano una conducta errónea, es sostener los vínculos amorosos a pesar del error. El evangelio de Lucas es el evangelio del perdón y la misericordia.
Como resultado el perdón minimiza el “sufrimiento colectivo” tanto del que lo recibe como el que lo da, el perdón cuando es verdadero beneficia a todos. El verdadero amor no tiene en cuenta el mal recibido, todo lo perdona, los evangelios nos describen la naturaleza de la Caridad..
Amor-de-Dios

Anuncios